sábado, 1 de julio de 2017

Más que mil palabras

video
El País 25/06/2017

Quinta da Fonte, el rincón entre olivos y robles que se salvó del incendio en Portugal.

Liedewij Schieving es una holandesa de 50 años que se enamoró de Portugal hace diez. Desde entonces, es una lusa más. "Vine de vacaciones y me conquistó. Me encanta la gente, la comida y este país, sobre todo esta zona", dice a Verne por teléfono. Se refiere a los alrededores de Figueiró dos Vinhos, un pueblo en plena sierra a unos 20 kilómetros en coche de Pedroao Grande, el municipio que da nombre al incendio que ha arrasado 40.000 hectáreas y ha causado 64 muertos y 204 herido.

Cerca de Figueiró dos Vinhos está la zona de agroturismo que dirige Schieving, Quinta da Fonte, un camping y casa rural en mitad del bosque en la que se alojaban cinco personas cuando llegó el aviso de las llamas. "Nos evacuaron rápidamente el sábado -17 de junio-. No tuvimos ningún problema para salir, a diferencia de muchas otras personas. Lo que ha pasado es horrible", añade la holandesa.

A la mañana del día siguiente pudieron volver, pero un cambio en la dirección del viento les obligó a marcharse de nuevo. "El miércoles salimos a dar un paseo hasta Quinta da Fonte y nos encontramos todo arrasado... Salvo un pequeño oasis verde". La casa del complejo turístico en el que reside sobrevivió a las llamas, junto a algún edificio más. Rodeando la zona no quemada, hay una muralla de árboles verdes.
 
"Son árboles autóctonos y fuertes que llevan muchos años en este bosque: olivos, robles y castaños. No se queman tan fácilmente como los pinos o los eucaliptos", dice Schieving.  

A la responsable de Quinta da Fonte le costó creer que parte de su negocio sobreviviese a las llamas. "Ya estoy en mi casa, a diferencia de la mayoría de los amigos que tengo por aquí. Esta es la gran demostración de que deberíamos replantearnos qué árboles hay en nuestros bosques. Cuanto más les cueste quemarse, mejor", añade.

El 22 de junio se extinguieron las llamas de forma definitiva y en Portugal siguen en busca de respuestas. El origen del incendio no está claro, hay dudas sobre el supuesto rayo que habría desencadenado las llamas, mientras que Jaime Marta Soares, el presidente de la Liga de Bomberos Voluntarios cree que "hasta que no se demuestre lo contrario, mi sospecha es que el fuego tiene un origen criminal". No ha aportado pruebas, pero la Policía Judicial le llamará a declarar para que explique su teoría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario