jueves, 6 de diciembre de 2018

NO fumiguen nuestros montes

En política diariamente se ve que los que no tienen argumentos para sostener sus ideas se dedican a desacreditar al que no las comparte, tergiversando el mensaje y confundiendo al ciudadano. La política forestal, y con ella los grupos políticos que apoyan al lobby forestal que les mantiene, siguen esta línea de descrédito y manipulación para mantener su estatus y beneficios.


Para empezar, observamos un mal uso de términos clave en la gestión territorial por lo que queremos aclarar qué son bosques y qué son plantaciones. La Organización de Alimentación y Agricultura (FAO) define los bosques [1] como aquellas tierras de más de 0.5 ha, con una cobertura arbórea mayor del 10%, y que no tienen como función primaria el uso para la agricultura (incluida la forestal) ni la urbana.

Así, las plantaciones forestales públicas y privadas, cuya función es exclusivamente la producción intensiva de madera y/o papel, no son bosques y no aportan los beneficios ecológicos ni sociales que aportan los bosques a toda la ciudadanía, y los beneficios económicos que se obtienen van al bolsillo de sus propietarios. Además, debido a su producción intensiva, requieren de tratamientos fitosanitarios y trabajos de mantenimiento del terreno (desbroces, apertura y mantenimiento de pistas, cierres, maquinaria, mantenimiento de la plantación) que hasta la fecha están siendo pagados con los impuestos del contribuyente.

Sobre los supuestos beneficios económicos de las plantaciones

Como decimos, las plantaciones forestales las pagamos entre todos y se benefician unos pocos, mientras que de los bosques nos beneficiamos todos y el gasto económico es mucho menor: los bosques no requieren tratamientos (fertilizantes, pesticidas, herbicidas), ni mucha de la inversión realizada para el desarrollo y mantenimiento de plantaciones (cierres, plantaciones, pistas, laboreo).

Es más, según el Referente Técnico Regional para el País Vasco, el sector forestal vasco (madera y otros bienes incluidos caza y pesca y otros productos no madereros) viene teniendo una importancia decreciente en el sector agrario vasco, (…) Dado el poco peso del sector agrario en el conjunto de la economía vasca, la importancia del subsector forestal dentro del PIB es escasa[2]: 0.063 % para 2007. Así mismo, el valor económico de la producción final del sector forestal ha disminuido desde 1998 hasta el 2006 un 57%, y desde entonces ha continuado descendiendo.

Sobre los beneficios sociales y ecológicos de los bosques

Los ciudadanos, incluso aquellos que no van al bosque, nos beneficiamos directamente de las funciones ecológicas que las masas forestales funcionales como los bosques realizan: regulación del clima y adaptación al cambio climático, retención del suelo, amortiguación de las temperaturas extremas, refugio de fauna y flora. La comunidad científica ha dejado claramente demostrado que todas estas funciones NO las realizan las plantaciones y en muchos casos incluso facilitan el proceso destructivo y la pérdida de estas funciones de regulación ecológica, hídrica y climática.

Si continuamos con las diferencias entre bosque y plantación observamos que estamos hablando de “bosques caducifolios” de origen local y de “plantaciones de coníferas y de eucaliptos”, un producto de la industria forestal de origen exótico y producción intensiva. En este caso el origen importa: un ecosistema local precisa de una vegetación local que aporte funcionalidad a su sistema. Un ecosistema que se basa en una vegetación exótica y muchas veces con una única especie (monocultivo) no estará nunca en sintonía con la biodiversidad local (suelo, vegetación y fauna) ni desarrollará sus capacidades de regulación arriba descritas.

Si hablamos de beneficios sociales hablamos de belleza escénica. Y observar una plantación de una
única especie, de la misma edad, y en filas militares poco tiene que ver con la magia de un enclave boscoso, su diversidad de flora, de tamaños, colores, olores, formas y sensaciones percibidas.

Por lo tanto, en referencia a la importancia de las plantaciones en términos sociales, económicos y medioambientales que los forestalistas de la conífera y del eucalipto y sus representantes políticos enarbolan, por lo aquí arriba mencionado es evidente que el beneficio social y ecológico de las plantaciones no es tal, y que el económico es para unos pocos elegidos.

Sobre la salud humana y la supuesta inocuidad de las fumigaciones

Consideramos que no se está teniendo en cuenta el impacto de la fumigación en masa en la salud de las personas más débiles: niños y niñas, enfermos crónicos y personas ancianas.

Según el informe de la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA 2017[3]) el uso de esta sustancia está probada como fungicida en uvas, tomates y cucurbitáceas en huertas e invernaderos y no está destinado a un uso a gran escala ni con fumigaciones desde el aire que afectarían a los cursos de agua y, evidentemente, al agua de consumo humano, así como a animales de pastoreo también de consumo humano.

En dicho informe se describe un elevado riesgo de ecotoxicidad (ver tabla 1-4, y Tabla 5), así como una importante falta de información toxicológica sobre los efectos en la salud de mamíferos, incluidos humanos, de pájaros, aves, organismos acuáticos, abejas y otros artrópodos, lombrices y organismos del suelo necesarios para mantener la calidad del suelo, su funcionalidad y su capacidad de soportar vida. Este informe declara que no se puede concluir que la sustancia activa no tenga ningún efecto perjudicial en la salud humana o animal, ni en el agua subterránea, ni en el ambiente. 

Por otro lado, en un análisis del efecto del cobre en el agua de consumo sobre la salud[4] del Instituto de Salud Nacional (NIH, EEUU) informa sobre riesgos de toxicidad aguda y crónica. Los efectos de una intoxicación aguda son sistémicos e incluyen: ulceración de mucosas, hemorragias, hemólisis aguda, hemoglobinuria, necrosis hepática con ictericia, nefropatías con azotemia, manifestaciones del sistema nervioso central (mareos, cefaleas, convulsiones, letargo, estupor, coma). Los efectos de una exposición a largo plazo, derivados por ejemplo de una contaminación de acuíferos, tienen como objetivo el hígado y el sistema nervioso central. Así mismo, se han observado anemia, neurotoxicidad y abortos.

Finalmente, las fumigaciones programadas para esta primavera ni siquiera tienen por objeto acabar con la plaga y recuperar las pérdidas. Eso es imposible. La producción maderera ya se ha perdido y lo que toca ahora es reconducir el problema hacia una solución lo más sostenible posible a largo plazo.


Este breve escrito es tan sólo una pincelada sobre las graves carencias de la gestión forestal de Bizkaia. Es sin duda una política anclada en necesidades pasadas, que no ha sabido recoger el testigo de una Europa desarrollada que apuesta por proteger nuestra naturaleza. Ni la `política forestal actual, ni mucho menos una fumigación masiva de nuestro entorno, son compatibles con la imagen que la Diiutación de Bizkaia quiere dar de sostenibilidad y protección de la biodiversidad local, de protección del bien común.

El compromiso de la Diputación Foral de Bizkaia de seguir los pàsos de la ONU y la UE desarrollanndo la estrategias foral Bizkaia 21, hace necesariio aplicar el Principio de Precaución y NO fumigar nuestros montes, ni ahora ni nunca, y apostar por la protección y restauración del bosque autóctono como bien social, ecológico y cultural de y para los vizcaínos.


Oreina Orrantia - Doctora. en Biología


[1] FAO, FRA2000, On definitions of forest and forest change. Forest Resources Assessment Programme, WP33, 2000 
[2] Basalde 2007. RTR V5. Referente Técnico Regional País Vasco. Norma UNE 162002-2:2007 
[3] EFSA 2017, Peer review of the pesticide risk assessment of the active substance copper compounds copper (I), copper (II) variants namely copper hydroxide, copper oxychloride, tribasic copper sulfate, copper (I) oxide, Bordeaux mixture. DOI: 10.2903/j.efsa.2018.5152  
[4] National Research Council (US) Committee on Cooper in drinking water. Washington DC, 2000.
 



martes, 30 de octubre de 2018

ARBOLES 6


En este sexto grupo de árboles y arbustos se han documentado algunos que, sin haberse observado en los parques, jardines o calles de Bilbao, sí han sido vistos en la provincia de Bizkaia ya como ornamentales, silvestres o en plantaciones forestales. Completan así unas 127 especies que demuestran la gran riqueza arbórea de la provincia.  

ACER SACCHARINUM - Arce plateado
Originario del Este de Norteamérica, de su corteza también se extrae el jarabe de arce o silope tan apreciado en Canadá. Es una especie muy decorativa por el color plateado de sus hojas y por las tonalidades rojizas o amarillentas que adquiere en otoño. Existen numerosos cultivares de esta bella especie.


ACER SACCHARUM - Arce del azúcar.
Es el símbolo de Canadá en cuya bandera se representa su característica hoja. De su corteza al igual que de la de la especie anterior, se extrae el silope. Por curiosidad diremos que existe una enfermedad congénita metabólica conocida como enfermedad de la orina con olor a jarabe de arce.


AUCUBA JAPONICA - Laurel moteado
Arbustito de la familia Garryaceae originario de China, Corea y Japón, es dioico con flores masculinas y femeninas en distintos pies. El fruto, una drupa roja a la madurez, es rechazado por las aves.

CALOCEDRON DECURRENS
La variedad “aureovariegata” la hemos visto en Deusto cerca de la ría. Posee hojas escamiformes dispuestas en 4 filas que desprenden olor a resina al frotarlas. Es originario de EEUU  y su madera fue muy utilizada en la fabricación de lapiceros.

CHORISIA SPECIOSA
De la familia Bombacaceae, es una bella especie nativa de Sudamérica que no la hemos visto con flores por lo que no podemos asegurar que se trata de esta especie o de su hermana Chorisia insignis muy semejante con flores blancas o cremas. Es característica su corteza con espinas en ambas especies.



CRATAEGUS MONOGYNA   Elorrio zuria. Espino albar. Majuelo.
Muy abundante de forma silvestre, ha sido muy usado para patrón de varios frutales y sus flores y frutos como medicamento para fortalecer el corazón ya que contienen tónicos cardíacos.



CRATAEGUS AZAROLUS Acerolo.
Como el anterior pertenece a la familia Rosaceae.
Es un pequeño árbol caducifolio que ha sido cultivado por sus frutos comestibles originario del Sur de Europa, Norte de África y Asia Menor. Solamente lo conocemos de una calle de Algorta.



DIOSPYROS LOTUS  Caqui o árbol de San Andrés.
Se trata de un árbol dioico produciendo flores masculinas y femeninas en distintos pies. En griego, su nombre -Diospyros- significa "Fruta de Dios".
Por sus frutos comestibles fue cultivado en otros tiempos y lo encontramos naturalizado en Olabarrieta, municipio de Sopuerta.


FIRMIANA SIMPLEX  Árbol parasol de China.
Solamente conocemos un joven ejemplar en los jardines de Bilbao y aún no lo hemos visto florecer por lo que las fotografías han sido obtenidas de un ejemplar desarrollado del Arboreto de Iturraran en el Parque Natural de Pagoeta.


GLEDITSIA TRIACANTHOS
Cesalpiniacea con grandes legumbres retorcidas de hasta 40 cm. de longitud nativo de Norteamérica. Presenta fuertes espinas en ramas y tronco, existiendo una variedad inerme.



LARIX KAEMPFERI  Alertze japoniarra, Alerce japonés.
Árbol profusamente cultivado en repoblaciones forestales en nuestro medio junto a L. x eurolepis híbrido entre éste y Larix decidua.



MESPILUS GERMANICA  Mizpiriondoa. Níspero
Sus frutos comestibles cuando están ya muy maduros, apenas se ven en las fruterías donde han sido desplazadas por las níspolas del níspero japonés, Erriobotrya japónica.



PHOTINIA SERRULATA  
Arbusto o arbolito de grandes hoja rojizas cuando jóvenes y flores blancas en grandes panículas de 10-15 cm. de diámetro, oriundo de China. Es muy abundantemente cultivado en el área metropolitana de Bilbao.



PONCIRUS TRIFOLIATA
Este naranjo oriundo de China, presenta ramas con fuertes espinas y fruto oloroso no comestible. Se conoce también como Citrus trifoliata y pertenece a la familia Rutaceae.

POPULUS ALBA    Zurzuria. Álamo blanco
Bonito árbol caducifolio con hojas blanco tomentosas por el envés y corteza blanco-grisácea cuando joven. Es una especie muy polimorfa existiendo variedades y numerosos cultivares.

POPULUS NIGRA
El más conocido de los chopos es la variedad pyramidalis o chopo lombardo tratándose siempre de un pie masculino. Su silueta lo delata en la lejanía.




POPULUS X CANADENSIS   Makala. Álamo. Chopo.
Híbrido entre P. nigra y P. deltoides. Existen numerosos nuevos híbridos de gran interés forestal así como numerosos cultivares.



PRUNUS SERRULA
Cerezo que además de su lujuriosa floración, posee una bella corteza que lo hace aún más decorativo.


SALIX ALBA    Zume zuria. Sauce blanco.
El sauce blanco es un árbol bastante fácil de observar en las orillas de nuestros ríos. Su corteza contiene ácido acetilsalicílico usado profusamente como medicinal. También sus hojas se han utilizado en infusión como el té.




SYRINGA VULGARIS    Lila.
Proveniente del Submediterráneo oriental, es cultivada con frecuencia ya desde la Edad Media por sus bellas flores lila pálidas o blancas.


SYZYGIUM PANICULATUM
Árbol de la familia Myrtaceae con flores blancas en panículas con largos pecíolos y frutos comestibles conocidos como Lilly Pilly. Éste es el único ejemplar que conozco de la zona por lo que aquí se trata para mí, de una especie singular.



VIBURNUM OPULUS  Gaukarra.Mundillos.
Elegante arbusto de vistosas flores y frutos rojos tóxicos que vive silvestre en nuestro medio, cultivándose en ocasiones como en el caso que nos ocupa donde lo vemos en el parque bilbaíno de Doña Casilda de Iturriza.




Más abundantemente cultivado es la variedad V.opulus “roseum”o bola de nieve.


VIBURNUM TINUS Gogortxua. Durillo.
Se trata de otro bello arbusto silvestre que se cultiva con frecuencia, poseyendo flores en pleno invierno y frutos tóxicos de un atractivo color azulado.
Los "Viburnum" pertenecen a la familia Caprifoliaceae.


WISTERIA SINENSIS  Glicinia
La glicinia es una enredadera trepadora originaria de China. Todas las partes de la planta son venenosas si se ingieren.

Hay también otras especies parecidas como W. frutescens y W. floribunda conocidas vulgarmente como “lilas” que se usan igualmente como ornamentales.

Texto y Fotos: Jabier Elorza