martes, 28 de febrero de 2017

En busca del Ophiglossum

O. lusitanicum
Ophioglossum es un género de pequeños helechos del que actualmente se conocen más de 40 especies en todo el mundo. En nuestro entorno sólo se desarrollan tres de ellas: lusitanicum, vulgatum y azoricum. Son plantas vivaces, con pequeños rizomas de los que surgen las frondes, con una parte estéril, una lámina desde lineal a oval, y una parte fértil, con aspecto de espiga y que por su peculiar forma ha dado nombre al género, ya que éste deriva del griego y significa “lengua de serpiente”.


Todas ellas son bastante raras en la Comunidad Autónoma del Pais vasco y, aunque el O. vulgatum se distribuye de forma puntual por todo el territorio, el O. lusitánicum unicamente se conoce del occidente vizcaino y el O. azoricum solo está presente en el territorio de Alava. Su escasez de efectivos, ha propiciado la inclusión de las tres especies en la  Lista roja de la Flora Vascular de la CAVP.
Ophioglossum (de izda. a dcha.) lusitanicum, azoricum y vulgatum  (Imágenes de archivo)
En 2010 detectamos en el Condado de Treviño una pequeña población que consideramos O. lusitanicum, aunque con algunas dudas, ya que la diferenciación de esta especie con O. azoricum es complicada. De hecho, algunos autores diferencian a estas dos especies esencialmente por la fenología, siendo lusitanicum más temprana que azoricum. Por ello, este año nos hemos planteado visitar esta población burgalesa y comparar su estado con la de alguna de las poblaciones de azoricum conocidas en el cercano ZEC de Izki.

Así, la primera parada es cerca de Aguillo (Burgos), donde conseguimos localizar frondes estériles de Ophioglossum, pero aún no se observaba ninguna parte fértil.  
Ophioglossum incipientes hallados
Por el camino se empezaba a ver el despunte de la primavera, con ejemplares en flor de Helleborus foetidus, además, durante la búsqueda hemos hecho otro hermoso descubrimiento: el primer narciso de la temporada, un N. asturiensis solitario. También hemos encontrado numerosas hojas de orquídeas, tan características, que anuncian inequívocamente el final del invierno.


La segunda parada es en el ZEC de Izki, ya en territorio alavés. En un claro del marojal, donde ya habíamos cartografiado años atrás una población con varias decenas de ejemplares de O. azoricum, no conseguimos encontrar ni un sólo fronde. En este corto paseo hemos visto Thymelaea ruizii floreciendo, aunque todavía es pronto para las demás especies de flora del lugar.

Hemos localizado una de las poblaciones de Ophioglossum, aunque habrá que volver, y también hemos disfrutado de un precioso día de invierno, templado y luminoso. El melojo ha sido el árbol dominante pero también hemos visto bosquetes de abedules, quejigos, y según ambientes, acebos, enebros…  El objetivo era botánico pero es imposible salir al campo y no entretenerse con tantas otras maravillas, descubriendo huellas de tejones y gatos monteses, admirando los primeros vuelos de algunas mariposas, o escuchando ya a algunas aves que comienzan a prepararse para la primavera. Regresamos satisfechos y planeando nuevas salidas. 

Texto: Amador Prieto y Santi Patiño
Fotos: Jabier Elorza, Santi  Patiño y Begoña Zorrakin


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada