martes, 4 de abril de 2017

Las trompetas anunciadoras de la primavera


El lunes día 27 de marzo, Begoña Zorrakin, Ana Fernández, Santi Patino y Javier Elorza realizamos una excursión al macizo de CastroValnera para poder admirar en plena antesis estas bellísimas flores que nos indican que la primavera ya está aqui.
Narcissus triandrus

Después de la parada habitual en Agüera para proveernos de “choripan”, iniciamos por Espinosa de los Monteros la subida del puerto de la Lunada donde su cota más alta estaba aún cubierta de nieve. En una corta parada verificamos la presencia de una población de Narcissus triandrus  en un joven robledal junto a la carretera.  Continuando la marcha y, entre restos níveos, gozamos de varias poblaciones de los dos narcisos más frecuentes en estas montañas Narcissus bulbocodium y Narcissus nobilis. 

Narcissus bulbocodium
Narcissus nobilis

Narcissus x Zorrakinii
Por mucho que nos empeñamos no conseguimos encontrar el híbrido entre ambos, que años antes habíamos descrito con el nombre de Narcissus x zorraquinii en recuerdo de nuestro buen amigo, gran dibujante y excelente persona que fue Iñaki Zorrakin. Su hermana, que era una de las excursionistas, hizo grandes esfuerzos para poder localizar algún ejemplar a pesar del intenso viento frío que nos dejó ateridos.

En cambio sí localizamos en un punto tres ejemplares de Narcissus asturiensis que no pudieron por menos que despertar cierta curiosidad.

Narcissus asturiensis










Nos dirigimos después a una zona algo más abrigada, donde vimos el comienzo de la floración de Salix cantabrica  y algunos ejemplares de Arabis alpina que lucían tímidamente sus blancas flores. 

Arabis alpina


Después siguiendo el valle de rio Seco, llegamos a un lugar paradisíaco donde entre verdes prados, y “txabolas” pasiegas, los restos de nieve embellecían más si cabe la profusa eclosión de las flores posiblemente más bellas de la naturaleza. Allí estaban luciendo su colorido las dos especies de narcisos y tampoco logramos localizar su híbrido. Algunas Caltha palustris y numerosos dientes de perro, Erythronium dens-canis, intentaban enseñarnos sus peculiares flores. También, bajo la indiferente a tanta belleza mirada de los aerogeneradores, numerosos  brotes de Gentiana lutea.
Caltha palustris
Erythronium dens-canis
Gentiana lutea
Foto de grupo


Después de esta gozosa mañana, pensamos que era ya el momento de degustar el “choripan” por lo que en una taberna de las Machorras, con un buen crianza, nos deleitamos gástricamente.

Al regreso, realizamos una incursión a la zona de Cornejo-Merindad de Sotoscueva donde, a las orilla del río Ulemas, vimos Primula veris, Romulea bulbocodium, Helleborus viridis, Viola riviniana y Equisetum hyemale.

Primula veris
Romulea bulbocodium
Helleborus viridis
Viola riviniana
Equisetum hyemale
Satisfechos del  magnífico día que pasamos tanto de las conversaciones botánicas como del gran ambiente de paz y amistad vividos, llegamos a Sestao antes del ocaso.  

Texto: Jabier Elorza
Fotos: Jabier Elorza, Santi Patino y Begoña Zorrakin

No hay comentarios:

Publicar un comentario